El escudo de Princeton

A medida que la fecha límite para las aplicaciones de acción temprana a Princeton se acerca cada vez más, recuerdo constantemente mi propio camino a Princeton y el proceso que me llevó llegar hasta aquí. Recuerdo lo estresante que fue el proceso de postular a la universidad, mientras que todos te preguntan: "¿Dónde aplicas?" y "¿Cuál es tu primera opción?" Es fácil sentirte abrumado por estas preguntas, especialmente si no estás muy seguro de cómo responder.

El proceso de construir tu lista de escuelas para dónde aplicar es difícil. Recuerdo que no entendía por qué era tan difícil cuando era joven; ¿Por qué los estudiantes no pueden aplicar a todas las escuelas del país? De esa manera seguramente llegarían a algún lado. No me di cuenta de que cada aplicación viene con una tarifa de solicitud, sin mencionar el hecho de que la Solicitud Común (Common Application) limita la cantidad de escuelas a las que puedes postular a través de su plataforma (si la tarifa de solicitud es una dificultad para tu familia, puedes consultar con la universidad para ver si hay exenciones de tarifas disponibles). Al enterarme de esto, comencé a entender por qué tantos estudiantes tienen dificultades para construir su lista.

Mis amigos y yo tomando una foto durante los "Lawnparties" de Princeton

La luz al final del túnel: ¡encontrar un lugar que te hace sentir feliz!

Entonces, ¿qué haces para construir "La Lista? ¿Qué debes tener en cuenta al mirar las escuelas? A continuación, hay una guía de supervivencia para las aplicaciones universitarias.

  1. Ubicación. La ubicación puede ser clave. Muchos estudiantes de preparatoria no pueden esperar para graduarse e ir a una universidad lejos de casa, pero aquí os doy un consejo: todos experimentamos nostalgia en algún momento u otro. Tal vez extrañes a tus padres, hermanos o mascota. Tal vez extrañes dormir en tu propia cama. Tal vez extrañes esa sensación de un pueblo pequeño. Cualquiera sea la razón, es muy difícil volver a casa durante el fin de semana si vives lejos. Cuando estaba investigando escuelas, mis padres insistieron en una “zona de exclusión aérea,” que significa que las escuelas que elegí tenían que estar a poca distancia de casa. Al principio, pensé que esto era una gran limitación. Entonces me di cuenta de que, dado que vivía en Nueva York, ¡tenía muchas universidades a poca distancia de mí!
  2. Sensación de campus. Cuando estuve mirando universidades, recuerdo que la forma en que se estructuraba un campus era realmente importante para mí. Quise un campus que se sintiera como un campus. Por esa razón, muchas escuelas situadas en una ciudad no llegaron a mi lista. Un aspecto de Princeton que me encanta es que tiene una entrada física que indica claramente dónde está el campus. Esta estructura del campus hace que la escuela se sienta más como un hogar para mí, lo cual fue muy importante. Si eres una persona que ama las ciudades y te sumerges en ellas, ¡intenta agregar más escuelas de la ciudad a tu lista!
  3. Dinero. El dinero puede ser un tema delicado del que a mucha gente no le gusta hablar. Sin embargo, la realidad es que el dinero es un factor enorme cuando los estudiantes aplican a una universidad. Hay muchas formas diferentes de centrarnos en el dinero durante este proceso. Ser residente del mismo estado en que está la universidad o no puede hacer una gran diferencia en algunas escuelas. En otros, el programa de ayuda financiera es lo que atrae a los estudiantes. Cuando hice mi lista de escuelas para donde aplicar, me aseguré de tener todo esto en mente antes de elegir universidades. El generoso programa de ayuda financiera de Princeton hizo posible la universidad para mí, ya que el programa se basa en las necesidades y se compromete a satisfacer el 100% de la necesidad demostrada de una familia. Princeton también reevalúa la situación financiera de tu familia todos los años para dar cuenta de cualquier cambio, ¡haciéndolo extremadamente flexible!
  4. Académica. ¡Por supuesto! ¡No podemos olvidar la razón real por la que vas a la universidad! Las oportunidades académicas en una universidad probablemente serán un factor decisivo durante el proceso de solicitud. Parte de lo que me atrajo de Princeton fue su rigor académico que, a su vez, abre las puertas a innumerables pasantías y oportunidades profesionales.
  5. Red de antiguos alumnos. También debes tener en cuenta tus planes para después de la universidad. Una red sólida de antiguos alumnos es muy útil cuando se trata de buscar trabajo, pasantías, becas, programas de posgrado, etc. De hecho, más de 26,000 voluntarios exalumnos trabajan con la Universidad de Princeton en diversas capacidades, incluyendo brindar oportunidades y asesoramiento a estudiantes y ex alumnos jóvenes interesados en pasantías y carreras.

Espero que estos consejos te sean útiles durante el proceso de aplicaciones para la universidad. Sin embargo, también debes tener en cuenta que terminarás donde se supone que debes estar. El proceso de admisión no siempre funciona de la manera esperada, y el estrés de los "Qué pasaría si" es agotador y simplemente horrible. Trata de no alimentar el frenesí de las solicitudes universitarias; si te enfocas en mantener tu propio proceso bajo control, ¡al final serás mucho más feliz!

View post in English

Escrito y traduccido por/Written and translated by Andrea Reino '20

Meet Our Bloggers