Poe Field

En el otoño de mi primer año, llevé mi pelota de fútbol a Poe Field una tarde buscando un sitio para practicar. Una amplia explanada de césped que se curva alrededor de una esquina del campus, Poe Field está situada entre las coloridas puertas de Bloomberg Hall de Butler College y las paredes de cristal de Carl Icahn Labs.

Esa tarde, había esperado no más que una práctica solitaria con los postes de portería. Pero asombrosamente, ya había una docena o más de personas en medio de un partido de fútbol. No reconocí ninguno de ellos, pero me arriesgué y les pregunté si podía unirme al juego. En cuestión de minutos, estaba justo en el medio del partido.

Escribir esto provoca otro recuerdo: el primer día de mi tiempo en Princeton, paseé por las suaves colinas frente a Whitman College, donde algunas personas de primer año jugaban un partido de fútbol improvisado con sus zapatos marcando los goles. Hasta el día de hoy, un par de mis calcetines todavía están manchados de verde.

En la preparatoria, nunca había encontrado una comunidad de fútbol. Con la excepción de mi mejor amigo, muy pocas personas estaban tan interesadas en el juego como yo, y cuando se mudó después del segundo año, ya no tenía a nadie con quien hablar sobre una de mis mayores pasiones.

Ahora juego partidos en Poe Field casi todos los sábados. Con algunos amigos que conocí durante estos juegos, también formamos un equipo intramural llamado "Poe Fielders." Cuando hace demasiado frío, entreno con uno de mis mejores amigos en las canchas de squash de Dillon Gym, un lugar improvisado que, sin embargo, hemos encontrado altamente gratificante.

Parece una cosa tan pequeña: las personas que no tratan al fútbol simplemente como un deporte después de la escuela, sino como un estilo de vida; personas con las que puedo ver partidos y jugar videojuegos de FIFA para descansar... El fútbol puede ser grande de dónde vienes, y esto puede parecer poco notable para ti. Pero te garantizo que si tienes una pasión que quieres compartir con quienes te rodean, encontrarás esa comunidad aquí en Princeton. Hay tantos clubes aquí; más que eso, es imposible no encontrar grupos de personas que compartan tus intereses.

Para mí, fue tan simple como pasar por un partido de fútbol, ​​preguntar si podía unirme al juego y tener la pelota a mis pies segundos después.

View Post in English

Traduccido por/Translated by Andrea Reino '20

Meet Our Bloggers