La Decana Richardson firmando las cartas de decisión

Hace treinta años, entré en el campus de Princeton como estudiante universitario de primera generación de un pequeño pueblo, con la meta de obtener un título en política y postularme a la facultad de derecho. Tenía un plan, uno que era tangible y que me llevaría a una ocupación que todos conocían.

Bueno, recibí mi licenciatura en política. Pero en algún lugar por el camino hacia el derecho constitucional y los agravios, me di cuenta de que la educación y, más específicamente, el acceso a la educación era lo que realmente me interesaba. Cambié el LSAT por el GRE y me inscribí en un programa de posgrado que encajaba mucho mejor.

La mayoría de las personas que trabajan en admisiones universitarias le dirán que no fue el sueño de su infancia. Ya he notado que no era el mío. Sin embargo, aquellos de nosotros que nos comprometemos con el trabajo generalmente nos damos cuenta de que, de hecho, es el trabajo de nuestros sueños. Para mí, ser un profesional de admisión me permite hacer el trabajo que amo: hablar con la gente, presentar oportunidades, disipar mitos sobre cómo se toman las decisiones y ayudar a construir una comunidad intencional para un campus universitario. El hecho de que pueda hacer este trabajo en el lugar que me convirtió en un adulto joven y ayudó a dar forma a mis ideas lo hace mucho más dulce.

Esta noche, publicaremos las decisiones de acción anticipada para la Clase de 2024, mi primer grupo de decisiones de postulantes como la decana de admisión de Princeton. Durante las últimas semanas, mi equipo y yo hemos leído y discutido los atributos que varios estudiantes traerían al campus. Me siento honrada por el talento que existe en este grupo de solicitantes. No hay escasez de mérito, es decir, la capacidad de tomar lo que uno aprende aquí en Princeton y aplicarlo para marcar la diferencia en el mundo. De hecho, hay una gran cantidad de méritos de todo tipo en el grupo, que es lo que dificulta la toma de decisiones para nuestro equipo y hace el proceso estresante para los estudiantes, sus familias y sus consejeros. Y los desarrollos recientes que implican la admisión a la universidad llevan el estrés a un nivel completamente nuevo.

Espero que, sin importar cuál sea su razón para estar en el sitio web de admisión de Princeton (o leer este blog), tenga en cuenta una conclusión importante: nuestro trabajo es aprender sobre nuestros solicitantes. Hacemos esto no solo a través de sus transcripciones y puntajes de pruebas, sino también a través de sus ensayos, cartas de recomendación y cómo pasa su tiempo fuera de clase. Aunque el rendimiento académico es importante, muchas piezas intangibles de “mérito” contribuyen al tejido académico y social de la Universidad. Buscamos la creatividad, la disposición a escuchar opiniones diferentes, la capacidad de asumir riesgos y la evidencia de un deseo de trabajar con otros, entre muchas otras cosas.

Mi objetivo es seguir utilizando este espacio como una oportunidad para proporcionar una idea del trabajo que hacemos. Quizás usted descubrirá que Princeton es un lugar sobre el que desea obtener más información. (En ese caso, le recomiendo que comience aquí en el blog estudiantil). Incluso si ese no es el caso, espero que podamos ayudar a que el proceso de admisión sea un poco más transparente y un poco menos aterrador.

Nota del editor: un artículo sobre la clase recién admitida de 2024 estará disponible esta noche a las 7 p.m. EST en la página de inicio de Princeton. Para leer futuras publicaciones de Dean Richardson, Clase de 1993, seleccione la categoría "From the Dean" en la página principal de nuestro blog.

View post in English 

Meet Our Bloggers